top of page
  • Foto del escritorMaristas México Occidental

COLEGIO CHAMPAGNAT

Actualizado: 22 ene

VOCES DE LAS OBRAS

BLOG I

 


En 1994, un grupo de 30 Hermanos Maristas de la Provincia de México Occidental se juntaron para reflexionar sobre el SER y HACER de los Hermanos Maristas para el nuevo milenio.

En esa reflexión reconocieron que se habían alejado mucho de la atención a la educación de los pobres, y decidieron abrir tres obras populares: una en Monterrey y dos en Guadalajara.

Las dos obras de Guadalajara se abrieron en zonas populares, una en Villa de Guadalupe, al norte de la ciudad y otra en la colonia Arenales Tapatíos. De esta manera nació el Colegio Champagnat.


Se construyeron inicialmente tres aulas, el 4 de septiembre del mismo año se comenzaron las clases con 45 alumnos, para el 2 de septiembre de 1996 ya se contaba con 100 alumnos de primero y 90 de segundo.  El 8 de diciembre de 1999 se construyó el Multiforo, un gran salón amplio de usos múltiples. En el año 2000 se construyó el tercer piso y se invitó a las señoras de AMSIF (Asociación Mexicana de Servicios de Integración Familiar) con la finalidad de atender a las señoras de las colonias circundantes y a las mamás de los alumnos.


En 2012 se inauguró el Edificio de Oficinas, salón de cómputo y laboratorios. 


Desde el curso 2021-2022 se amplió la matrícula a cuatro grupos por nivel, contando actualmente con 480 estudiantes y 30 colaboradores.


Actualmente somos una escuela secundaria marista cuya misión es ofrecer a las y los adolescentes en mayor necesidad económica, una educación de calidad que les proporcione habilidades para desenvolverse de forma competente en el ámbito académico, personal y social, partiendo de los valores maristas de la sencillez, presencia, amor al trabajo, espíritu de familia y solidaridad para que puedan ser agentes de transformación de su entorno.


En María de Nazaret reconocemos a una mujer que supo leer la realidad y respondió con valentía a los signos de los tiempos, que salió de prisa al encuentro de quien le necesitaba, que cultivó la interioridad mirando los acontecimientos desde la paz y profundidad del corazón, que distinguió la voz de Dios y decidió sumarse al proyecto de Jesús con libertad y pasión, que se ocupó de cuidar y nutrir la vida en comunidad.


Queremos que todas nuestras acciones sean Evangelizadoras, y esta consciencia permea nuestra praxis. Privilegiamos una experiencia de fe que parta del encuentro con Jesús en el otro y reflexionamos en ello a la luz del Evangelio. Cultivamos nuestra interioridad buscando que desde ahí nos conozcamos y nos relacionemos de forma más auténtica con nosotras/os, con Dios, con las personas, con las otras especies y con la tierra. Proponemos una formación cristiana y humana que permita mirar a todas y todos desde el amor y la equidad dejándonos interpelar por la realidad y respondiendo con solidaridad. Las celebraciones y ritos nos ayudan a tomar consciencia con alegría de nuestro ser cristianos.


Buscamos que nuestra práctica educativa sea innovadora y pertinente con la realidad de nuestro contexto. Nos esforzamos por lograr aprendizajes significativos, vinculando los contenidos con la vida de las y los estudiantes. Utilizamos estrategias didácticas participativas y activas, alentamos el pensamiento crítico fomentando actividades de investigación y reflexión. Permitimos y valoramos el error para construir a partir de este. Les acompañamos en el aprendizaje de habilidades para la vida, tratándoles con respeto y atención, gestionando adecuadamente el trabajo en equipo y apoyándonos en recursos didácticos actuales, atractivos y pertinentes.



Como obra Marista, Evangelizamos Educando, y lo hacemos en Comunidad. Igual que los primeros Hermanos, queremos vivir y trabajar con un espíritu de familia, trabajando en equipo, valorando con entusiasmo a la otra persona, reconociendo con humildad nuestros errores, practicando el perdón y la corrección fraterna, cuidando nuestras palabras, dialogando, estableciendo y cumpliendo acuerdos, tratándonos con gentileza, comunicándonos asertivamente y permitiendo el buen humor.


Algunos proyectos que nos entusiasman son:

El proyecto Maristas Verdes, que con apoyo del grupo PROMESA, ha ido formando y organizando a la Comunidad Educativa en la separación y disposición de residuos sólidos, fomentando la reducción, la reutilización y el reciclado.


Educación para la paz, en la que iniciaremos un proceso de certificación en el que toda la Comunidad (estudiantes, colaboradores y familias) aprenderemos y desarrollaremos habilidades para prevenir la violencia, resolver conflictos y fomentar la Cultura de Paz.


Asamblea de Estudiantes y Asamblea de Mamás y Papás, en las que buscamos propiciar en ellas y ellos una participación más consciente y significativa, mediante espacios y momentos de discusión, diálogo, propuestas y toma de decisiones.


En el Champa nos sentimos personas privilegiadas de formar parte de la Comunidad y agradecemos ese regalo maravilloso, somos conscientes de la oportunidad y el desafío que significa construir el Reino a través de la educación y nos esforzamos por responder de forma audaz y creativa a este llamado.

44 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page